Pasar al contenido principal

Esta semana hemos mantenido una videoconferencia con ALMA BAUTISTA, religiosa de la Fraternidad Verbum Dei, y responsable de la Misión de Aldea Suyapa (barrio de Tegucigalpa) sector SINAI, Centro BEHEL en Honduras, con la que llevamos colaborando ya 20 años en los distintos proyectos de desarrollo que allí se animan y que desde Ibarratik Misio Taldea intentamos financiar. Cuenta con el apoyo y la cercanía de la Comunidad Verbum Dei en Tegucigalpa, y el apoyo incondicional de un grupo de voluntarios locales realizando todo tipo de tareas.

Alma sustituyó a Emi Granel, fallecida en mayo de 2020, y desde ese momento se ha hecho cargo de seguir animando la Misión y los proyectos de desarrollo que allí se animan.

La situación actual en Aldea Suyapa respecto a la pandemia sigue siendo muy grave. En estos momentos alrededor del 10% de la población está vacunada con la pauta completa, y un 25% con una dosis.

Los proyectos planteados se están pudiendo llevar adelante, incluidas las reconstrucciones que han sido necesarias ante los huracanes que han azotado la zona a finales de 2020 y principios de 2021. Los apadrinamientos han seguido manteniéndose, con alguna baja.

La ecuación no es presencial, de momento. Se espera poder recuperar la presencialidad en 2022. Los dos cursos de no asistencia presencial han supuesto una brecha terrible para los niños y niñas de la aldea, muchos de los cuales no han podido seguir estudiando por la falta de recursos económicos para disponer de los medios técnicos necesarios. En el Centro Bethel se ha preparado un aula con dos equipos informáticos, conexión  e impresora para facilitar a los estudiantes sin recursos  para seguir sus estudios. Y con esta situación, y ante las elecciones generales, el gobierno ha decidido finalizar en curso escolar un mes antes.

La inseguridad ha seguido creciendo, y el poder de las maras ha aumentado considerablemente. “En Bethel nos conocemos y nos cuidamos mutuamente”.

La situación de pobreza también ha ido aumentado, pobreza económica, asistencial, cultural… Seguimos atendiendo a muchas familias para que puedan, al menos, tener una comida diaria.

No le falta ni fe, ni ánimos, aunque e cansancio es importante, y la necesidad de espacios para el descanso, para compartir con la comunidad, para el silencio y la oración son fundamentales.

Se siente acompañada también por Ibarratik Misio Taldea, no solo por el apoyo en apadrinamientos y proyectos, también por los wthasapps, las videoconferencias y los diálogos telefónicos.

Nos envía muchos abrazos, llenos de fe, esperanza y solidaridad.